Trabajar desde casa es una opción a la que se han acogido muchas empresas desde que inició la crisis del coronavirus, pero, ¿cómo ha contribuido la llegada de este sistema a la desigualdad de género?

 

Con la llegada del coronavirus, el teletrabajo se convirtió en una necesidad para millones de españoles que no estaban acostumbrados a él. Sin embargo, no consiste simplemente en enviar a casa al trabajador: muchas personas forzadas estas semanas a adoptar el teletrabajo carecen de un espacio con condiciones ergonómicas, algo que puede ocasionar numerosos trastornos de salud.

El impacto del COVID-19 ha cambiado la realidad de nuestro día a día. Una de sus consecuencias ha sido la implementación del teletrabajo siempre que fuera posible. Reuniones, proyectos, correos electrónicos y videollamadas, nuestro hogar ha pasado a ser una segunda oficina. ¿Pero cómo preservar nuestra desconexión digital en este contexto?

Teletrabajo

¿Qué nuevas posibilidades nos concede la ley del teletrabajo? Hacemos un repaso de lo que ha supuesto esta normativa aprobada en tiempos de pandemia y los nuevos escenarios que plantea.