Día Mundial del Medio Ambiente y por qué celebrarlo

El 5 de junio se conmemora el Día Mundial del Medio Ambiente

día mundial del medio ambiente
Índice
Leer más

El Día Mundial del Medio Ambiente es el mayor evento de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para fomentar la acción en favor del medioambiente. Desde que comenzara a celebrarse hace casi medio siglo, esta efeméride se centra cada año en un asunto apremiante; en 2021, restaurar los ecosistemas degradados. Medida fundamental para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible fijados para 2030.

¿Por qué se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente?

En 1972, se celebra la primera cumbre mundial sobre cuestiones relativas al medioambiente: la conocida como Conferencia sobre el Medio Humano, o Conferencia de Estocolmo. Ese mismo año, el 15 de diciembre, la Asamblea General de las Naciones Unidas escoge el 5 de junio como Día Mundial del Medio Ambiente. Fecha que coincide con el día de apertura de la histórica reunión.

El órgano de la ONU pide a gobiernos y organizaciones del sistema de las Naciones Unidas «que todos los años emprendan en ese día actividades mundiales que reafirmen su preocupación por la protección y la mejora del medioambiente, con miras a hacer más profunda la conciencia de los problemas del medioambiente y a perseverar en la determinación expresada en la Conferencia».

También el 15 de diciembre, la Asamblea General aprueba la creación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, organismo especializado para tratar los asuntos medioambientales. El PNUMA es hoy la autoridad ambiental líder en el mundo.

Este evento anual, el más importante en el calendario oficial de las Naciones Unidas en materia de medioambiente, se instituye con el objetivo principal de concienciar e impulsar la acción política en relación con los temas ambientales. Y se ha convertido, según la propia ONU, «en una gran plataforma mundial para la divulgación pública sobre el medioambiente en más de 100 países».

El Decenio de las Naciones Unidas

El 5 de junio marcará el lanzamiento oficial del Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas 2021-2030, liderado por el PNUMA y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Una iniciativa cuyo fin es prevenir, detener y revertir la degradación de los ecosistemas en todo el mundo. Y, de este modo, contribuir a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para 2030.

Uno de estos objetivos mundiales es acabar con el hambre. Los suelos saludables almacenan más nutrientes y producen cosechas de mayor calidad, lo que permite alimentar a una población mundial creciente —9 mil millones de personas para 2050—. Así mismo, la restauración de paisajes degradados supone un impulso para las economías rurales, contribuyendo a aliviar la pobreza.

La Agenda 2030 también tiene como objetivo combatir el cambio climático y conservar la biodiversidad. Los bosques y manglares actúan como sumideros de carbono, absorbiendo hasta un tercio de las emisiones de CO2. Al proteger y restaurar estos hábitats, hogar de una amplia variedad de vida silvestre, ayudamos además a salvar el millón de especies de animales y plantas que actualmente se hallan en peligro de extinción.

 

Ocultar