Todos los días deberían ser el día mundial de la bicicleta

Pedalear no sólo es beneficioso para nuestra salud por la dosis de ejercicio físico que nos aporta, sino para el conjunto del planeta, ya que se trata de una de las soluciones más rápidas y eficaces para mejorar la calidad del aire y frenar el cambio climático.

Tabla de contenidos
Día Mundial de la Bicicleta

Por ser un medio de transporte sostenible, sencillo, asequible, fiable, limpio y ecológico que contribuye a una buena gestión ambiental y beneficia la salud de las personas, la Asamblea General de Naciones Unidas declaró el 3 de junio como el día mundial de la bicicleta. Eso sí, el reconocimiento para este invento con dos siglos de vida (su origen se remonta a 1817) se ha hecho esperar: la ONU no declaró el día mundial de la bicicleta hasta el año 2018.

Por el bien de nuestra salud y la del planeta, cada día debería ser el día mundial de la bicicleta, puesto que pedalear no sólo es una buena manera de hacer ejercicio físico, sino que juega un papel clave en la creación de ciudades libres de emisiones de carbono. Así lo afirma un estudio liderado por la universidad de Oxford, que apuesta por lo que denomina una movilidad activa (en bicicleta y/o a pie) en lugar de en coche eléctrico.

El profesor Christian Brand, uno de los autores del informe, advierte que centrarse en los vehículos eléctricos es una piedra en el camino hacia el objetivo “emisiones cero”. Indica que ralentizan la transición hacia una movilidad sin humos dañinos y apunta también que no están totalmente exentos de emisiones porque hay que tener en cuenta el dióxido de carbono (CO2) que se genera durante su proceso de fabricación. En cambio, moverse en bici es la fórmula más rápida y con mayor potencial para frenar el calentamiento global. Destacan también que es el método de transporte más económico, saludable, respetuoso con el medio ambiente y el más adecuado para las transitadas calles urbanas.

Día Mundial de la Bicicleta

 

Estas conclusiones son el resultado de observar, durante dos años, los desplazamientos de 4.000 personas en Londres, Amberes, Barcelona, Viena, Örebro, Roma y Zúrich. Los autores concluyeron que quienes utilizan la bicicleta en su día a día tienen una huella de carbono un 84% inferior en comparación con quienes no la usan. Otro dato interesante del mismo estudio: al hacer en bicicleta en lugar de en coche de motor de combustión un único desplazamiento diario se puede dejar de emitir media tonelada de CO2 al cabo de un año, evitando así las emisiones equivalentes a un viaje de ida en avión entre Londres y Nueva York.

Ayudas para bajar del coche y subirse a la bicicleta

En abril de 2021, la Asamblea Nacional de Francia votó unánimemente a favor de una enmienda a la ley de cambio climático para ampliar las primas de conversión a “las personas que deseen reemplazar un vehículo viejo” contaminante por “una bici eléctrica”. Se trata de un subsidio de 2.500 euros para comprar una bicicleta eléctrica a cambio de entregar el coche antiguo. Antes que Francia, países como Finlandia o Lituania ya habían aplicado esta misma medida con éxito.

El país galo lleva tiempo fomentando el uso de las bicicletas, con iniciativas como pagar a quienes fuesen al trabajo con este método de transporte o bien ofreciendo un cheque regalo de 50 euros para la puesta a punto de estos vehículos.

Día Mundial de la Bicicleta